¡Hola de nuevo!

Después de mucho tiempo sin publicar nada, y teniendo en cuenta que sólo llevo unos poquitos posts, hoy me decido a reiniciar mi intento de poner en palabras las experiencias propias y ajenas sobre cooperación que me encuentro sin cesar en mi recorrido cotidiano.

COOPERACIÓN en el sentido amplio de la palabra, cooperación no territorializada, cooperación de transmisión de conocimientos y de generación de saberes, cooperación para aprender a vivir en cualquier lugar del mundo y con el resto del mundo, desde la pertenencia a la humanidad.

Cuantísimas buenísimas prácticas de cooperación he descubierto en todo este tiempo de silencio, de no comunicación… prácticas de cooperación entendida como toda sinergia que culmina con la redignificación de las personas a través de la unión en la diversidad.

Dejé de publicar porque no me sentía bien publicando, y porque no me siento bien con muchas de las publicaciones que me llegan sobre cooperación. Sabía que algo profundo fallaba y que, para publicar así, era mejor no publicar, con todas sus consecuencias en el mundo en el que estamos (lo que no se publica, no existe). Y no encontraba cuál era el camino a seguir para mejorar la publicación transformando la esencia del mensaje de manera que sea un mensaje dignificante para todas las personas: los lectores y los actores.

Demasiadas dicotomías: Etiopía/Senegal, personal local/voluntarios, donantes/receptores, ayudar/empoderar, formar/convencer, buenas prácticas/malas prácticas, ellos/nosotros,…

Pero hoy, gracias a las aportaciones de todas las personas que me voy encontrando en mi camino dispuestas y en lucha por la cooperación en miles de formas y formatos distintos, hoy encuentro la energía que necesitaba para emprender de nuevo el camino, dispuesta a a mejorarme día a día persiguiendo el sueño de que la publicación sea una herramienta poderosa de COOPERAR con mayúsculas de vivir en cooperación y desde la cooperación.

Agradezco el proceso realizado en silencio a una diversidad de personas y entidades que se han cruzado en mi vida, o que forman parte directamente de mi vida. De todas ella iré hablando en mis próximos posts.

Agradezco el empuje que me han dado sin saberlo a algunas personas en especial, todas ellas relacionadas básicamente con el posgrado de neuroeducación de la UB que tengo la inmensa suerte de estar cursando actualmente, y con otras actividades formativas que estoy realizando como las propias de Escoles+ Sostenibles, del Ayuntamiento de Barcelona, o las jornadas de ApS que realiza cada año el ICE. El congreso internacional de Neuroeducación que finalizó ayer me ha aportado visiones que van a ser claves para mi desarrollo venidero.

Por todo ello y muchas otras cosas que iremos desgranando, retomo el blog, con el mismo título pero con significado nuevo de los términos de este título que me surgió hace unos años quizás como una premonición de lo que iba a llegar sin yo saberlo. y hoy le añado un acento: EMOCIÓN, RAZÓN, INTER-ACCIÓN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s